EL UNIVERSO

4 descubrimientos astronómicos que no tienen explicación

Especialmente en materia astronómica, cada descubrimiento significa nuevas y aún más profundas preguntas, muchas de ellas sin si quiera un atisbo de resolución. Estos son cuatro de los más destacados ejemplos:

 

-La isla mágica de Titán: se trata de la luna más grande de Saturno y uno de los objetos más similares al planeta Tierra, con atmósfera, cuerpos líquidos, viento, lluvia y, aparentemente, también actividad geológica. En 2007, la sonda Cassini recogió imágenes del Mar Ligeria, el segundo más grande que tiene esta luna. Seis años más tarde, un nuevo registro fotográfico mostraba la aparición de masa terrestre, en una zona que antes era sólo océano. Poco tiempo después, un nuevo registro fotográfico verificó que esta isla había desaparecido misteriosamente.

 

-Anillos en un asteroide: en nuestro sistema solar existen cuatro planetas con anillos: Júpiter, Urano, Saturno y Neptuno. Sumamente extraño fue para los científicos hallar un asteroide que también posee anillos. Con 250 kilómetros de diámetro, posee un sistema de anillos de roca espacial, nunca antes visto, de origen desconocido.

 

-El campo magnético lunar: aunque actualmente la Luna es magnéticamente inerte, hace unos cuatro millones de años estaba rodeada por un escudo magnético que la protegía de vientos solares y objetos espaciales. La ciencia no logra explicar cómo este campo magnético era mayor al de la Tierra, siendo que la masa de la Luna es sensiblemente menor. Su origen, como los motivos por los que el campo magnético se esfumó, siguen siendo grandes interrogantes.

 

-Urano, la tormenta perfecta: con una atmósfera compuesta por hidrógeno y helio con hielo, Urano es el planeta más frío del sistema solar. Sin embargo, aunque no alberga fuente alguna que logre condensar nubes, en él se generan grandes tormentas, de las que se han conseguido varias imágenes de alta nitidez.

 

 

 


Fuente: supercurioso.com

Imagen: Shutterstock