CIENCIA Y TECNOLOGÍA

¿Besas inclinando la cabeza a la izquierda o a la derecha? Esto dice la ciencia sobre ti

Desde los inicios de la cultura humana, el beso se instauró como uno de los elementos primordiales para demostrar afecto e intimidad, especialmente en el ámbito de las parejas. Desde un punto de vista biológico, el beso permite evaluar la calidad genética de una eventual descendencia. Sin embargo, estudios recientes arrojan mayores detalles sobre una de las más destacadas conductas sociales. 

 

 

Según últimas investigaciones, el modo en que se percibe el mundo visualmente influye en la manera de besar. Así, el cerebro de cada persona organiza el mundo en base a varias líneas y ángulos que estructuran el entorno para asegurar la supervivencia. Del mismo modo, de manera aparentemente instintiva, las personas besan girando levemente la cabeza hacia la derecha. La pregunta entonces es: ¿lo hacen instintivamente, o es algo adquirido? 

Videos más vistos del mes:

 

Son varios los estudios que demuestran que incluso el beso, una actividad tan básica como social, e inclinar la cabeza levemente hacia la derecha al momento de besar, son conductas de hecho adquiridas socialmente, aunque con una base instintiva preexistente. Así, en el mundo occidental, educado, democrático e industrializado, el modo de besar es una de las tantas conductas que se aprenden por observación y se normalizan por reproducción.

Los estudios revelaron que los individuos que inician un beso, lo hacen girando la cabeza hacia la derecha, sin son diestros, o a la izquierda, si son zurdos, en el 70 por ciento de los casos. Esta información permitió a los expertos deducir que el beso está influenciado por factores socioculturales, medioambientales y biológicos. Dicho de otro modo, el humano aprendió a girar la cabeza hacia el lado más fuerte, para proteger el más débil, a la hora de dar un beso, una clara muestra de la incidencia del instinto de supervivencia en las conductas sociales.


Fuente: pijamasurf.com