CAZADORES DE TESOROS

Descubren un tesoro milenario oculto en el inframundo de Teotihuacán

El trabajo exploratorio de un equipo de arqueólogos mexicano dio con el hallazgo de miles de objetos, piedras preciosas, y figuras talladas en madera, de altísimo valor, ocultos en el interior de un túnel que se extiende bajo el complejo de Teotihuacán, en México.

Se trata de un túnel subterráneo, que corre a lo largo de más de 100 metros y al que ningún humano habría accedido en los últimos 1800 años. Finalmente, tras varios años de trabajo, los investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) pudieron revelar que las paredes y el techo se encuentran completamente salpicados de distintos minerales y piedras preciosas, con los que, según especulan los expertos, los teotihuacanos buscaron recrear el inframundo.

El tesoro descubierto abriga más de 50 mil piezas arqueológicas con un valor económico casi tan alto como su valor cultural y simbólico. El sitio del hallazgo, así como los objetos encontrados, datan del año 250 d. C., aproximadamente, y todo habría servido conjuntamente para investir a los miembros de la clase gobernante, tanto como para enterrarlos al momento de su muerte. Los expertos confían en poder dar con los restos mortales de algún dirigente hacia finales del año que viene.

"Ya estamos en las cámaras, hemos retirado sedimentos de 60 o 70 centímetros, pero nos falta todavía profundizar uno o dos metros donde pensamos está algo muy importante", señaló el arqueólogo responsable del proyecto, Sergio Gómez.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por Naciones Unidas, la ciudad prehispánica de Teotihuacán fue fundada hace unos 2500 años y en ella se emplazan las célebres pirámides del Sol y la Luna. Alcanzó su apogeo entre los años 250 y 500 d. C., cuando su población alcanzó los 150 mil habitantes, erigiéndose como uno de los centros urbanos más grande del planeta, después de Constantinopla y Alejandría.

Fuente: La Vanguardia; RT