CAZADORES DE TESOROS

Descubren una espada que habría pertenecido a Iván el Terrible

Según las últimas investigaciones, una rara espada del siglo XII, hecha en Alemania y ornamentada en Suecia, hallada accidentalmente en Siberia en 1975, habría pertenecido al zar Ivan IV de Rusia, "el Terrible". Los especialistas suponen que la espada habría sido obsequiada al temido y venerado gobernante ruso durante la conquista de Siberia, y él la habría enviado a la guerra, lo que la convertiría en el hallazgo arqueológico más importante de la historia siberiana.

En su hoja, de más de un metro de longitud, lleva escritas dos inscripciones que fueron decodificadas por los mayores expertos rusos reunidos en el Hotel Hermitage de San Petersburgo. El resultado: en el dorso dice “En el Nombre de la Madre de nuestro Salvador Eterno y Eterno Señor Jesucristo”, y en su reverso “En el Nombre del Todopoderoso”.

Según algunos historiadores, la espada podría haber pertenecido al arsenal de Iván el Terrible, y habría sido llevada a Siberia por el legendario Iván Koltso, durante la conquista de la región; el arma, actualmente guardada en el Instituto de Arqueología y Etnografía de Novosibirsk, habría sido secuestrada a Koltso por un enemigo y guardada como botín de guerra en alguna batalla, o bien escondida por el propio guerrero al final de una batalla desfavorable. Esta hipótesis se sostiene en que el hallazgo tuvo lugar en la base de un árbol en el bosque-estepa de Baraba, a menos de tres kilómetros de donde se cree Koltso murió en el campo de batalla ¿Habrá escondido la espada como último gesto de veneración al Zar, antes de morir? ¿Habrá sido asesinado con su propia arma? Cualquiera de estas posibilidades implicaría que, accidentalmente, en medio de una exploración de rutina, habría aparecido uno de los objetos de mayor valor histórico de los últimos siglos de la historia rusa.

FUENTE E IMÁGENES

Siberian Times