SER HUMANO

El olor de la muerte

¿Cómo huele la muerte? La respuesta de la ciencia a esta escalofriante pregunta nos toma por sorpresa.

Al parecer, después de morir, los cuerpos emiten un olor fresco y agradable, similar al de la hierba recién cortada. Esta impactante conclusión aromática fue alcanzada por científicos de la Universidad de Huddersfield, Inglaterra. En el estudio que llevaron a cabo, colocaron cadáveres recientes de cerdos dentro de cajas cerradas herméticamente, completamente aislados de microorganismos del exterior. Así lograron detectar qué mezcla de gases iban emitiendo los animales luego de su muerte.

Durante las primeras horas los cuerpos liberaron hexanal, un compuesto que se caracteriza por aquel singular aroma a césped fresco. La sustancia, además de presentarse en cadáveres, también se puede encontrar en diversos productos de sabores frutales.

Con el pasar de los días, los cerdos empezaron a emitir otros olores inesperados, como de perfumes, pintura y quitaesmalte. El hallazgo, además de añadir un matiz oscuro a algunos felices recuerdos de viajes y paseos por el campo, puede ser de gran utilidad en la criminalística. Según la antropóloga forense Anna Williams, entrenar a perros en la búsqueda del olor del hexanal permitiría encontrar muertos recientes con más facilidad, acelerando considerablemente las investigaciones policiales. Por otro lado, Williams plantea la posibilidad teórica de que cada cuerpo, luego de morir, tenga un aroma particular, propio de su combinación única de sustancias químicas liberadas. Una suerte de huella dactilar, pero del olor.

 

 


FUENTE: RT