Siberia

Estupor por la aparición de un segundo foso gigante en Siberia

Científicos rusos han descubierto un segundo cráter de origen desconocido en la región siberiana y advierten que no será el último, lo que ha puesto en alerta a los poblados locales.

Apodado por los expertos como el "cráter de explosión de gas", este segundo foso gigantesco es sin embargo más pequeño que el primero, con 15 metros de diámetro, y apareció a unos 350 kilómetros del primero.

La explicación hasta ahora más plausible con respecto a su origen estriba en el deshielo de la congelación del permafrost siberiano, sustentada en la presión de los gases contenidos en las reservas subterráneas que habrían hecho estallar la capa terrestre, erosionada y por lo tanto menos gruesa. En cuanto a las razones del deshielo, se barajan hipótesis basadas en el calentamiento global, o por acción del propio gas, que alcanza temperaturas promedio de 30 grados Celsius.

Hace 10 mil años atrás, cuando el clima en la región era cálido, este tipo de explosiones sin fuego sucedían con cierta regularidad, aunque los científicos se esfuerzan por entender qué es lo que las está causando ahora. "Es algo nuevo, por eso, de verdad, es algo frustrante", asegura la investigadora Marina Leibman de la Academia de Ciencias de Rusia.

El primero de los fosos siberiano fue descubierto a menos de 30 kilómetros de un poblado industrial petrolero, y este segundo irrumpió a 90 kilómetros de un pueblo con 3 mil habitantes. Lamentablemente, no existen garantías de que el próximo fenómeno no se produzca en alguna zona habitada. Al respecto, lo expertos sostienen: "en cuando entendamos en qué condiciones suceden las explosiones, podremos hacer un mapa de los lugares potencialmente peligrosos".

Fuente: Ogoniok