CIVILIZACIONES

Hieródulas, prostitutas sagradas de la antigüedad

El término hieródulo proviene del griego antiguo y significa “esclavo del templo”. Tradición iniciada en Asia Menor, los hieródulos se dividían en dos clases: esclavos que dedicaban su vida al mantenimiento de los templos y jóvenes que se ofrecían voluntariamente para ejercer la prostitución sagrada.

 

 

En la antigua Babilonia, muchas mujeres entregaban su virginidad en honor a la diosa Ishtar, patrona de la fertilidad.  Así, antes de consagrarse al matrimonio, realizaban el trabajo devocional de prostitutas.

Este rito unía diferentes conceptos de fertilidad y se basaba en la creencia de que la sexualidad humana estaba directamente relacionada con la sexualidad de la tierra.

En la antigua Grecia también se practicaba la prostitución sagrada en los templos dedicados a Afrodita. En la ciudad de Corintos llegó a haber más de mil hieródulas trabajando para la diosa. Los visitantes del recinto mantenían relaciones sexuales con ellas y luego pagaban un tributo destinado a la manutención del templo.

Se creía que estas prácticas agradaban a las diosas, quienes retribuían el trabajo con abundancia, tanto en las cosechas como en la reproducción del ganado.


Fuente: supercurioso