DÍA INTERNACIONAL DEL TRABAJO

La ciencia advierte que trabajar mucho podría ser mortal

Un reciente estudio publicado por la prestigiosa revista The Lancet, realizado en base a 25 investigaciones previas con datos de más de 600.000 personas, advierte que las jornadas laborales extensas aumentan el riesgo de padecer un infarto o de sufrir algún otro tipo de enfermedad coronaria. Para los autores del artículo, la correspondencia entre las horas de trabajo y estas afecciones podría tener que ver con los comportamientos de riesgo que se añaden a las jornadas demasiado extensas, como la inactividad física, el elevado consumo de alcohol y la tendencia a sufrir estrés de forma cotidiana.

Luego de realizar un meta-análisis sistemático de toda la bibliografía escrita al respecto, los investigadores concluyeron que quienes trabajan 55 o más horas a la semana tienen un riesgo 1,3 veces mayor de padecer un infarto, y un 13% mayor de probabilidades de sufrir una enfermedad coronaria, que los que tienen cargas horarias “normales”, de 35 o 40 horas. Este trabajo es el primero que calcula con exactitud la relación entre el riesgo de infarto y la extensión la jornada laboral, y lo hace tomando en consideración una cantidad de casos tan importante. Cabe agregar que, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD), los trabajadores que tienen la jornada laboral más amplia son los de México, Costa Rica y Grecia (entre 2.200 y 2.000 horas anuales), y los países con la jornada laboral más corta son Alemania, Noruega y Holanda (alrededor de 1.370 horas). Lo que invita a ampliar la conclusión, ya que la mayor cantidad de horas de trabajo, que afecta como se ha visto a la salud de los trabajadores, no significa tampoco un aumento de la productividad.  

 

 


FUENTE:ABC

Imagen: Shutterstock