misterio

La ciencia detrás de las extrañas luces que preceden a los terremotos

La ciencia se encuentra investigando el fenómeno representado por las luces que pueden avistarse justo antes de que acontezca un terremoto.

Históricamente, las personas han manifestado la presencia de extraños fenómenos anticipando la llegada de grandes terremotos, como las luces que emanan de la tierra o sobre las cimas de las montañas. Si bien en un principio los científicos desestimaron este tipo de testimonios por creerlos parte de la mitología popular, hoy se encuentran estudiándolos.

Es que las luces de los terremotos son un fenómeno real y pueden ser explicadas científicamente, según el investigador Robert Thériault, geólogo de la Secretaría de Recursos Naturales de Quebec. En un estudio reciente, él y sus colegas estudiaron el avistamiento de este tipo de luces desde el año 1600, hallando importantes similitudes entre ellas. De un total de 65 testimonios, 63 habían surgido del avistamiento realizado a lo largo de fallas verticales. Los expertos sugieren que a lo largo de estas fallas existe una tensión entre las rocas abrasivas que, sacudidas por un temblor, pueden generar cargas eléctricas. Estas cargas, a su vez, pueden viajar hacia la superficie para generar luz al interactuar con la atmósfera. Ya en 2003, el investigador Friedemann Freund escribió que "en condiciones normales [estos huecos] están latentes, pero cuando se "despiertan" durante los terremotos, las rocas comienzan a chispear y brillar".

En agosto de 2007, frente a las costas de Perú, un pescador señaló que el cielo se tornó violeta justo algunos minutos antes de que el mar comenzara a agitarse violentamente. En Alemania, hacia noviembre de 1911, una mujer dijo haber visto fuertes resplandores que se movían por el suelo como si fuesen serpientes justo antes de un terremoto.

La difusión sobre la existencia de este tipo de luces podría procurar una manera de anticiparse a los terremotos. Se sabe de al menos un caso en que, alertado por estas luces, un hombre logró ponerse a salvo de un fuerte sismo ocurrido en Italia durante el 2009.