CURIOSIDADES

La Condesa Bathory: un vampiro real, que se bañaba en sangre humana

La obsesión por el paso del tiempo, en detrimento de la belleza, no es exclusividad del siglo XXI. La historia registra incontables casos de gente que llegó a extremos escalofriantes para mantener la vejez lo más alejada posible, entre los que se destaca el de la condesa Elizabeth Bathory. Nacida en 1560, en una familia distinguida con personajes tales como un tío Rey de Polonia, desde temprano, la vida de esta mujer estuvo teñida por el lujo y el sadismo.

A los 15 años, se casó con el Conde Nadasdy, conocido como “El héroe negro”, que pasaba grandes temporadas en el campo de batalla, mientras su mujer lo esperaba en el castillo de los montes Cárpatos. Para sobrellevar la ausencia, la mujer se dedicaba a dos pasiones: la alquimia y tener relaciones lésbicas con sus doncellas.

Tras dar a luz a cuatro hijos y padecer la muerte de su esposo, a sus 40 años, la condesa finalmente decidió dedicarse a las artes oscuras con el objetivo de mantener su juventud. Para ello, salía a los Cárpatos en busca de doncellas a quienes llevar a su castillo, en donde las drogaba, humillaba y acuchillaba, para llenar finalmente su bañadera de sangre virgen.

Las mujeres más jóvenes y bellas se llevaban la peor parte: las mantenía encerradas para robarles su sangre y tomarla de a pequeños sorbos. Al descubrir la masacre, el rey Húngaro la condenó a una muerte lenta, que consistió en emparedarla, dejando sólo un orificio para que beba y coma. Murió cuatro años más tarde.

 

 

 


Fuente: asesinos-en-serie.com

Imagen: Shutterstock