invento

La increíble botella del futuro

¿Qué hacer con el plástico de las botellas de agua? ¿Cómo evitar el desastre ecológico que generan los envases que utilizamos y descartamos día a día? Estas preguntas, y el natural deseo de innovación, llevaron a dos investigadores británicos a utilizar una técnica creada por el cocinero vanguardista catalán Ferrán Adriá, la esferización, para desarrollar un ingenio que puede sacudir el mercado de los envases: se trata de la llamada Ooho, la botella del futuro, una botella de agua comestible. ¿Cómo es esto? Sencillo: una doble membrana esférica realizada con gelatinas comestibles.

La imagen del invento tal vez resulte chocante, pero en materia de envases para la vida cotidiana tal vez el acostumbramiento termine venciendo a la sorpresa. Para beber su contenido sólo hace falta realizar un pequeño agujero sobre su superficie. Está claro, por lo que puede verse en las imágenes, y los inventores lo admiten, que el ingenio está en etapa de desarrollo, buscando la forma para perfeccionarse hasta ser idónea para la comercialización y el uso masivo. Por lo pronto, se trata al menos de una respuesta creativa y audaz para resolver un problema que es cada vez mayor, y para el que no aparecen soluciones en el horizonte: la cantidad de basura generada por la industria alimenticia. Ooho es, aún rara e imperfecta, al menos una botella completamente biodegradable.