LA LUNA

La Luna se aleja de la Tierra

La Luna, alta en el cielo, pareciera ser una presencia que siempre ha estado y siempre estará igual, en el mismo lugar. No obstante, según los científicos, esto podría no ser así. De hecho, nuestra relación con el satélite natural de la Tierra ya está cambiando de manera irreversible. Según explican los especialistas del University College de Londres, este fenómeno se está dando porque la velocidad de rotación de nuestro planeta está disminuyendo, por casusas naturales vinculadas a la fricción entre las masas de agua y tierra; las velocidades de ambos cuerpos son inversamente proporcionales, por lo que cuando la Tierra pierde velocidad la Luna acelera, lo que hace que el astro se aleje cada vez más del planeta. La Luna se separa aproximadamente unos 3,78 centímetros por año de la Tierra, y se encuentra 18 veces más lejos que en el momento de su creación, hace 4.500 millones de años. Más allá de la melancólica sensación que puede generar la imagen de la Luna alejándose, este proceso puede afectar de maneras más ostensibles a nuestro planeta: los días se harán más largos, los inviernos serán más fríos y los veranos más cálidos. Y, al tornarse la fuerza de gravedad de la Luna más leve, las mareas ya no serán tan marcadas. De todas formas, advierten los científicos, la Luna nunca se escapará de la Tierra, aun cuando la Tierra continuara ralentizándose: en algún momento, el planeta y su satélite llegarán a un equilibrio y este dejará de alejarse. Claro que, probablemente, antes de que esto ocurra, el Sol se expandirá hasta convertirse en un gigante rojo y se tragará a la Tierra y a la Luna. Aunque para esto faltan unos cinco mil millones de años.

 

FUENTE

BBC Mundo