HUMANIDAD

La secta rusa que castraba a sus miembros en nombre de Dios

La secta rusa Skoptsy funcionó desde mediados del siglo XVIII hasta entrado el siglo XX. Sus miembros estaban convencidos de que la lujuria separaba a la humanidad de la santidad, por lo que, para protegerse de la tentación, los hombres eran llamados a cortarse el pene y las mujeres los pechos.

 

Video relacionado: El diablo de Jersey

 

El primer registro oficial sobre la existencia de este extraño grupo data de 1771, cuando las autoridades de la región de Oryol arrestaron a un campesino que había convencido a más de trece personas de cortar sus órganos sexuales.

 

A pesar de la persecución zarista, la secta Skoptsy llegó a tener en el siglo XIX más de 100 mil adeptos. No todos los participantes estaban obligados a la castración, incluso se permitía el matrimonio y la reproducción. No obstante, existen evidencias de que al menos mil personas eligieron someterse a la automutilación.

 

Video relacionado: El clan canibal de Sawney Bean 

 

Las operaciones eran realizadas con precarias herramientas y sin ningún tipo de anestesia. Los hombres podían optar por una castración parcial, en la que solo se extirpaban los testículos, o una total, en la que el pene también era amputado.


Fuente: Infobae / Imagen: Unknown more than 75 years ago - , Public Domain, Wikimedia Commons