CANIBALISMO

La tribu que comiendo cerebros humanos desarrolló inmunidad a enfermedades incurables

A través de los siglos, el canibalismo practicado por una comunidad aborigen de Papúa Nueva Guinea, desarrolló entre sus miembros una mutación que los protege de enfermedades neurodegenerativas incurables.

Los fore, un pueblo de Papúa Nueva Guinea, se hizo mundialmente conocido en el siglo XX, a raíz de un brote de kuru, una enfermedad neurodegenerativa que significa 'temblor con fiebre y frío' en idioma originario.

A través de los siglos, y hasta la década de 1950, los miembros de esta comunidad practicaron el canibalismo como ritual funerario, ingiriendo la carne de familiares difuntos, especialmente el cerebro, para que el ser querido permaneciera dentro de la tribu.

No obstante, tras el brote de la rara enfermedad infecciosa, el canibalismo fue definitivamente prohibido. Algunas décadas más tarde, se sabría que el kuru es una enfermedad infecciosa producida por la ingesta del tejido cerebral contaminado por priones.

Con todo, estudios recientes lograron demostrar que siglos de consumir cerebros infectados por el kuru, originó la aparición y fortalecimiento de un aminoácido, entre algunos miembros de los fore. Se trata del llamado valina, un aminoácido que sirve como protección natural contra los priones.

El estudio científico revela que la mutación detectada en los fore los hace resistentes, naturalmente, a todas las demencias generadas por priones.

 

 


Fuente: Nature

Imagen: Shutterstock