CURIOSIDADES

Los alucinados discípulos de Don Juan

La saga Star Wars, las canciones de John Lennon, las películas de Oliver Stone, los libros del llamado “nuevo periodismo”… Todo esto puede tener una fuente, una raíz común. O más bien, un cactus, un chamán y un escritor en común. Es que la obra del misterioso antropólogo Carlos Castaneda, que circula alrededor de las enseñanzas de Don Juan, el aborigen maestro en el uso de plantas psicotrópicas, como el Peyote, para expandir la conciencia y viajar con el espíritu, ha influenciado la obra de numerosos y variados artistas del siglo XX.

Castaneda relató, en más de una decena de libros (entre ellos “Las enseñanzas de Don Juan: una forma yaqui de conocimiento”, y “Viaje a Itxlan”) los conocimientos revelados bajo la guía de Don Juan Matus, durante su estadía en el desierto de Mojave.

Estos textos impactaron con fuerza en artistas como John Lennon, quien llegó a decir en una entrevista, sobre su relación con Yoko Ono: "Yo soy el alumno y ella es mi mentora, quien sabe todo (…) ¡estoy casado con el mismísimo Don Juan!"; a George Lucas, quien admitió haber usado características del mítico Don Juan para crear al personaje de Yoda y su relación con Luke Skywalker; y Oliver Stone, quien conoció las drogas alucinógenas durante su estancia como soldado en la guerra de Vietnam, y luego leyó la obra de Castaneda con tanta pasión que, cuando fundó una productora, la llamó Itxlan.  

También narradores y cronistas como Timothy Leary y Hunter S. Thompson, autor de Miedo y asco en Las Vegas, reconocieron haber consumido Peyote durante la escritura de sus libros.

De todas formas, la fama o el prestigio de sus seguidores no debería acrecentar ni disminuir el registro de la experiencia de Castaneda, ya que el mismo explicó, en una de las pocas entrevistas que concedió, que  “nadie es mejor que otro. Todos somos seres que vamos a morir, y a menos que tomemos en cuenta esta situación, no hay remedio para nosotros”.

 

 


FUENTE: VANITY FAIR / PIJAMA SURF

Imagen: Jacob Wayne Bryner, via Wikimedia Commons