antropolgía

Los autores secretos de Stonehenge

Uno de los enigmas más profundos y discutidos de la civilización vuelve a ser noticia: se trata de la majestuosa construcción de Stonehenge, el monumento que se encuentra en el Reino Unido desde tiempos inmemoriales y de cuyo origen poco se sabe a ciencia cierta (aunque mucho se especula). Esta vez, la investigación que dice haber resuelto de manera definitiva el misterio no se pregunta por cómo ni cuándo fue hecho, sino por quién. Según los especialistas de la Universidad de Buckingham involucrados en la investigación, los autores y constructores de Stonehenge no habrían sido migrantes de la Europa continental, como muchas hipótesis indican, sino aborígenes de las islas que actualmente conforman Gran Bretaña.

Tal como explica el periódico inglés The Huffington Post, haciéndose eco del estudio de este equipo científico liderado por David Jacques, se llevó a cabo una excavación arqueológica a 2,5 kilómetros del monumento, y allí se encontraron herramientas realizadas con huesos de animales ya extintos, que también habrían servido de alimento a los pueblos que moraban en la región desde la antigüedad. La datación de carbono realizada en estos instrumentos demostró que la región ha sido ocupada desde el 8820 a.C. Según los especialistas, este descubrimiento cambia la forma de ver la época de la “revolución Neolítica”, ya que implica que allí vivían sociedades que se quedaban en un mismo sitio (lejos de la imagen de los migrantes que llevaban el conocimiento de la agricultura), los cuales trabajaban la tierra y probablemente construían y veneraban monumentos. Se cree que antes de realizar Stonehenge, los habitantes de la zona instalaron, entre 8820 y 6590 a.C., unas gigantescas maderas, precursoras del monumento.