tecnología

Los planes secretos del Pentágono

 

Parecen ideas propias del cine de ciencia ficción, pero forman parte de las más estricta e inminente realidad; el periódico ruso Slon ha elaborado una lista de los programas tecnológicos más impactantes que la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados del Pentágono (DARPA) tiene planeado desarrollar en los próximos años, en función de los próximos conflictos armados que presenta el mundo a los intereses estadounidenses.

-Simbiosis entre el cerebro y las computadoras

Este programa tiene como objetivo enseñar a las súper computadoras a comunicarse con especialistas humanos para ampliar sus conocimientos, generando “súper especialistas” informáticos mediante la conexión de información entre humanos y máquinas.

-Biomedicinas

Una de las tecnologías tácticas biomédicas que pretenden implementarse es la de sustancias hemostáticas que aceleran la coagulación de la sangre, lo cuál permitiría detener hemorragias internas en medio de una batalla.

-Exoesqueletos

El traje militar Warrior Web es una suerte de exoesqueleto que permite cargar el peso de la munición (hasta 45 kilos), y queda debajo del uniforme; mediante sensores puede prevenir lesiones y mejorar las habilidades de los soldados apoyando las articulaciones y reduciendo el gasto energético de cada movimiento.

-Láser aéreo

Creados para proteger aviones militares y civiles, estos preventivos “rayos de la muerte” son láser de alta energía que podrían ser montados en aviones, para detectar el lanzamiento de misiles antiaéreos y destruirlos antes de que lleguen a destino.

-Procesadores autodestructivos

El proyecto Vanishing Programmable Resources desarrolla chips y circuitos electrónicos que tienen la capacidad de autodestruirse, para mantener a resguardo información que no deba ser interceptada, aún cuando físicamente se capturen los dispositivos.

-Juegos en línea

La nueva idea para resolver problemas complejos de seguridad mediante algoritmos y problemas matemáticos es el empleo de usuarios en línea de juegos y rompecabezas; de esta manera se podría usar la inteligencia de centenares de miles de “voluntarios” para mejorar resultados mediante la verificación colectiva.