CARRERA ESPACIAL

Por qué la Unión Soviética ganó a Estados Unidos la carrera espacial

Si bien uno de los hitos más recordados de la era espacial fue la llegada del hombre a la Luna, en el Apollo XI, esto no significa necesariamente que Estados Unidos tenga la victoria en la llamada “carrera espacial”. Fueron muchos los eventos significativos que determinaron la supremacía rusa en materia de exploración espacial, y numerosos sus aportes internacionales. 

Todo comenzó durante la Segunda Guerra Mundial, cuando el lanzamiento de la bomba atómica estadounidense hizo a los rusos interesarse en desarrollar un avance tecnológico que les diera la ventaja sobre Estados Unidos. El resultado fue una bomba tan pesada, que requirió de un cohete más poderoso para transportarla. Su diseño fue encargado al ingeniero Sergei Pavlovich Korolev, que ideó el R-7 Semyorka: un cohete nueve veces más poderoso que cualquier otro, pero poco efectivo como misil, por lo que acabó siendo utilizado únicamente para la exploración espacial. 

En poco tiempo la URSS ponía en órbita el primer satélite simple, el Sputnik, y en el mismo año 1957, lanzaba el primer satélite tripulado por un ser vivo: la perra Laika. A estos dos grandes éxitos propagandísticos se sumaría en 1961 el lanzamiento de la primera cápsula tripulada por un ser humano en la historia. La Vostok, dio una vuelta al planeta en una hora y 48 minutos. La URSS también fue artífice de el vuelo orbital más largo hasta la fecha (de 5 días) en 1963; envió a la primera mujer al espacio (Valentina Tereshkova); y en 1965 Alexei Leonov fue el primer humano en hacer una caminata espacial. 

 

 

Luego de la llegada de los estadounidenses a la Luna, en 1969 con el Apollo XI, los rusos viraron su objetivo a la construcción de estaciones espaciales, lanzando en 1971 la primera estación espacial temporal de la historia, llamada Salyut. En 1986, mientras EE.UU. realizaba vuelos de corta duración con trasbordadores espaciales, los soviéticos pusieron en órbita la primera estación permanente, la MIR, un gigantesco laboratorio suspendido en el espacio. 

En 1991 la disolución de la Unión Soviética puso en peligro la existencia de la MIR, y Estados Unidos, temiendo que sus ingenieros espaciales acabaran en Irán o Corea del Norte, ofreció a Rusia convertirse en socios en la exploración del Universo, luego de 3 décadas de rivalidad. Así llegaron los estadounidenses a la MIR y luego se incorporaron profesionales de otros países. 

Cuando la MIR se desintegró, al reingresar a la Tierra en 2001, fue reemplazada por la Estación Espacial Internacional (EEI), que fue ensamblada en órbita y resultó cuatro veces más grande que la estación rusa. La EEI es un verdadero legado de los logros del programa espacial desarrollado por la URSS durante más de 50 años de explorar el Universo.

 

 


Videos relacionados:

 

 


Fuente e imágenes: bbc.com