CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Por qué Stephen Hawking no creía en un Dios creador

Uno de los grandes interrogantes que acompañó durante toda su vida a Stephen Hawking fue descubrir cómo se creó el universo. Para intentar averiguarlo, el científico se dedicó al estudio de la teoría del Big Bang. Sus investigaciones arribaron a una conclusión determinante: “no es necesario involucrar a Dios para darle inicio al universo”.

Gran parte de su obra fue recopilada en el libro “El gran diseño", publicado en 2010. Hawking  sostenía que preguntarse “si Dios había creado el universo” no tenía ningún sentido racional. "El tiempo no existía antes del Big Bang, así que no había tiempo en el que Dios pudiera crear el universo", afirmaba con convicción.

El físico británico creía que el universo estaba gobernado por las leyes de la ciencia y que la solución más simple para comprender la cuestión era entender que “no hay Dios, nadie creó el universo y nadie dirige nuestro destino".

A pesar de haberse declarado abiertamente como ateo, Hawking visitó varias veces el Vaticano. Allí participó en eventos de la Academia Pontificia de las Ciencias, donde ofreció una charla acerca del origen del universo en 2016.


Fuente: bbc.com

Imagen: Shutterstock