MAYAS

¿Qué mató a los mayas? el Agujero Azul de Belice parece tener la respuesta

Una de las claves para explicar la misteriosa desaparición de la civilización Maya, fue hallada en el Gran Agujero Azul de Belice, gracias al trabajo de un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Luisiana y de la Rice Universty.

Según explicaron los expertos, el Gran Agujero Azul es un sumidero situado en el arrecife Lighthouse, un atolón con 300 metros de ancho y 123 metros de profundidad, que originalmente supo ser un sistema de cuevas de piedra caliza y que, tras históricas variaciones en el nivel oceánico, formó este singular Agujero.

Los científicos tomaron muestras en el Agujero y hallaron sedimentos y rocas de la era del declive del Imperio Maya, entre el 800 y el 1000 después de Cristo. A través de diversos análisis, descubrieron bajas cantidades de aluminio y titanio en las muestras, reveladores indicios de una escasa cantidad de lluvia tropical.

Los datos, que fueron publicados en una investigación, se orientan a establecer que durante la época estudiada la zona sufrió una severa sequía, factor que pudo ser clave para una extinción masiva en Mesoamérica.

Si bien la teoría de la sequía no es una novedad, los resultados del estudio vienen a reforzar esta hipótesis: la escasez de lluvias pudo ser la clave desencadenante para la desaparición de una de las civilizaciones más importantes de la antigüedad humana. "El principal hallazgo fue que una prolongada sequía contribuyó al hundimiento de la civilización maya clásica", asegura el arqueólogo ambiental Douglas Kennett.

 

 

Fuente: The Guardian

Imagen: Shutterstock