ALIENÍGENAS ANCESTRALES

“Zona Atmosférica Habitable”: los extraterrestres podrían estar más cerca de lo que se pensaba

En 1975 el popular astrofísico Carl Sagan propuso que podría existir vida en las capas superiores de la atmósfera de Júpiter. Estos organismos se alimentarían directamente de la luz solar y serían capaces de desplazarse por la atmósfera controlando la presión de sus cuerpos. Su hipótesis nunca pudo ser comprobada, pero trazó un nuevo rumbo a la hora de encarar la búsqueda extraterrestre.

Años más tarde, Jill Tarter, investigador del proyecto SETI, identificó un nuevo tipo de astros: las enanas marrones frías. Estos cuerpos celestes poseen la mayor parte de los ingredientes necesarios para la vida: carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno. Los científicos creen que diversos tipos de criaturas podrían habitar sus atmósferas, de temperaturas similares a las de la Tierra.

Hasta el momento solo se han encontrado unas pocas decenas de enanas marrones frías, pero los especialistas estiman que podrían existir al menos diez en un radio de 30 años luz de la Tierra. De confirmarse esta teoría, será posible empezar a buscar vida extraterrestre en las inmediaciones de nuestro planeta.

En 2018 el nuevo Telescopio Espacial James Webb será puesto en órbita. Sus capacidades técnicas, notablemente superiores a las de su antecesor Hubble, harán posible la identificación de estos astros vecinos.

 

Video relacionado:

 

 

 

 

 


Fuente: ABC

Imagen: Shutterstock