LOCOS POR LOS AUTOS

CORRE

Mike le regala a cada uno de los chicos un triciclo de derrape con una condición: deben tunearlos y hacerlos correr en la pista local. Todos están encantados menos Kevin, y Mike toma medidas extremas para asegurarse de que trabaje. Danny se siente en el paraíso de los coches fúnebres cuando encuentra una propiedad llena de estos vehículos.