LOCOS POR LOS AUTOS

FIEBRE DE CORRECAMINOS

Como en los dibujos animados, el Plymouth Road Runner siempre le ha sido esquivo a Danny. Cuando finalmente encuentra y compra uno, este se convierte en una pesadilla para Kevin. Cuando Kevin intenta dar por terminado el proyecto, Danny demuestra ser más rápido.