El precio de la historia - Motor estacionario

La energía nunca muere, menos cuando entra un motor a la tienda