La asombrosa genialidad de Einstein

¿Era el cerebro del físico diferente al nuestro?