Locos por los autos - Un corvette ajustado

El conde no puede parar de comprar